Nuevo informe de Amnistía | Las vacunas en las Américas: Diez imperativos de derechos humanos para garantizar la salud de todas las personas.

Nuevo informe de Amnistía | Las vacunas en las Américas: Diez imperativos de derechos humanos para garantizar la salud de todas las personas.

Nuevo informe de Amnistía | Las vacunas en las Américas: Diez imperativos de derechos humanos para garantizar la salud de todas las personas.

  • 25/03/2021
  • |
  • Publicaciones
Lanzamiento online del informe regional: Las vacunas en las Américas: Diez imperativos de derechos humanos para garantizar la salud de todas las personas. 
 
Para ver la conferencia de prensa pueden ingresar al  facebook de Amnistía Internacional Américas.

El documento examina los planes de vacunación de 17 países de América Latina y el Caribe, incluido Uruguay, y contiene 10 recomendaciones básicas dirigidas a gobiernos y empresas. 

“El comienzo de la vacunación contra el COVID-19 ha generado esperanza en una región que ya atravesaba múltiples crisis de derechos humanos, muchas de ellas agravadas por la pandemia. Un año después del inicio de los confinamientos en América Latina y el Caribe, los gobiernos deben aprovechar la oportunidad de la vacunación para reducir las desigualdades, no para aumentarlas”, ha afirmado Erika Guevara Rosas, directora de Amnistía Internacional para las Américas.

Por otro lado, Amnistía Internacional exige a los Estados que garanticen el acceso a la información y la transparencia, ya que son fundamentales para un programa de vacunación adecuado. Las empresas farmacéuticas, aunque están suministrando vacunas esenciales, también han socavado la transparencia de las negociaciones con los países de la región, con posibles repercusiones en el acceso universal a las vacunas. Además de realizar más de dos docenas de entrevistas, la organización solicitó datos concretos de las negociaciones y contratos de sus gobiernos con empresas farmacéuticas. Hay una opacidad casi absoluta en la región acerca de las negociaciones y los contratos firmados entre empresas farmacéuticas y gobiernos de la región, y esto tiene que cambiar.


ACCEDER AL INFORME

Compartir: